Las ondas gravitacionales, un descubrimiento más para la Ciencia.


Te imaginas que la búsqueda por conocer más y más el universo que Albert Einstein hizo durante sus estudios, sigan rindiendo sus frutos y sigan arrojando cosas nuevas y algunas de ellas que ya se habían hablado y que técnicamente no se sabia de su existencia.

Pues la ciencia dijo ¡Eureka! una frase de Arquimides cuando descubría algo, pues bien se trata de las ondas gravitacionales, que previo al descubrimiento se tenia primero que estas no existían como tal, más bien eran otra cosa.

¿Qué son las ondas gravitacionales?
Básicamente son las ondas que pueden provocar el choque de dos objetos de una masa muy grande, estas ondas pueden causar un movimiento en el estado tiempo y bien pueden destruirse ambas masas o pueden fusionarse, cuando dos agujeros son atraídos y chocan pueden fusionarse y lograr un agujero negro de dimensiones mayores.

Este descubrimiento puede ser considero de una importancia enorme para la física, por años los científicos no se dedicaron a refutar la idea, más bien se dedicaron a encontrar las razones y por consecuencia la idea de su existencia, misma que los mismos científicos desconocían pero que parece estuvo siempre frente a ellos.

Dicha teoría se explica de la siguiente manera, cuando arrojas una piedra al agua, esta piedra al caer generara una clase de ondas, de cierto modo explico que el agua esta representada por una red llamada espacio-tiempo, la piedra seria un objeto con una masa enorme como un agujero negro, una supernova, y la consecuencia de un choque serian las ondas gravitacionales, tal cual lo vemos en el ejemplo del agua.

El mayor problema es que las ondas que resultan como consecuencia de ese golpe a la red, son microscópicas, de ahí el motivo por el cual se tomo hasta 15 años tratando de explicarlas y visualizarlas, esto abrió una puerta hacia fenómenos astronómicos que ni siquiera sabíamos de su existencia, y ayudaría a entender muchos procesos que ocurren en el universo mismo.

Albert Einstein debe estar sonriendo, donde sea que se encuentre, tras este descubrimiento que el mismo predijo 100 años atrás, aunque teorías apuntan a que no lo sabia el mismo de su existencia como tal, mas bien el creía que era algo normal y como en el ejemplo del agua, en el espacio no seria una excepción.

Fuentes: LaJornada.UNAM.mx, elmundo.es, LIGO.
    Disqus
    Facebook