Cabecear una pelota, puede dejarte secuelas en el cerebro



El constante golpe al balón puede generar algunos traumas para el cerebro!. Revelo Estudio

La investigación fue aplicada a 32 futbolistas durante un partido de entrenamiento, y se comprobó que las pelotas de fútbol pueden volar a unos 55 km por hora, y más del doble en un partido profesional.

Para comprobar dicha hipótesis se hizo uso de una ecografía llamada imagen de tensor de difusión, que es apropiada para visualizar tejido nervioso y cerebral. Así mismo, los 32 voluntarios se les cuestionó sobre la frecuencia con la que cabeceaban una pelota durante los entrenamientos y partidos.

Con ello, se logró a determinar que los “cabeceadores frecuentes” mostraban obvios síntomas de leve lesión cerebral por traumatismo en sus ecografías.

Especialistas y aficionados siguen sin comprender cómo puede afectar a tal grado la salud de un jugador, sin embrago  el doctor Lipton, quien presentó sus conclusiones ante la Radiological Society of NorthAmerica dice:
“Cabecear una pelota de fútbol no es un impacto de una magnitud tal que produzca una laceración de las fibras nerviosas en el cerebro. Sin embargo, los repetidos cabezazos pueden desatar una cascada de respuestas que conduzcan a una degeneración de las células cerebrales.”

Además,  al aplicar exámenes a los jugadores, con la intención de medir su habilidad cognitiva, como memoria verbal y tiempos de reacción, no tuvieron un buen rendimiento.

Con este estudio se ha mencionado el caso del fallecido futbolista Jeff Astle, quien al morir en 2002 y mediante la autopsia se reveló que su muerte fue el producto de una enfermedad degenerativa causada por cabecear pesadas pelotas de cuero. Cabe destacar que el jugador tuvo problemas cognitivos luego de años de pertenecer a equipo de West Bromwich Alboin e Inglaterra.

Aunque aún faltan por realizar más estudios para confirmar este hecho y a pesar de las diferentes circunstancias con las que un jugador se topa actualmente,  es necesario que se sepa que el golpe en la cabeza puede afectar cinco regiones cerebrales  como las áreas en el frente del cerebro y hacia el posterior del cráneo, donde tienen lugar los procesos de atención, memoria, funcionamiento ejecutivo y funciones visuales de alto orden.
    Disqus
    Facebook