Los Enigmas que esconde la Mona Lisa

Da Vinci, a parte de buenas obras dejo un legado que perdurara para siempre, dejo mensajes escondidos, pero la pintura que más enigmas esconde es "Mona Lisa" o "La Gioconda" que se encuentra en el Museo del Louvre, París en Francia, donde esta muy bien cuidada en su Pintura, el Oleo y la Alta Seguridad que la rodean, pues fue cotizada en casi 10 Millones de Euros, por lo que en primera no esta a la Venta, y en segunda es Patrimonio Cultural del Mundo.

Pero de su sonrisa y Ojos y demás se dice mucho aquí los Enigmas:


La Sonrisa
Si ves detenidamente la Imagen podrás observar una sonrisa, pero al detenerte a ver su Sonrisa, esta no se ve, pero si continuas viendo el resto de la Pintura, la Sonrisa vuelve a aparecer, expertos afirman que este efecto se debe a las sombras.

Los Ojos
Hace poco se descubrió que la Sonrisa y otros no son lo único como Enigma se hayo que los Ojos también ocultan algo Da Vinci pintó diminutos números y letras en los ojos del personaje, los cuales permitirían revelar la disputada identidad de la modelo.

Su supuesto Embarazo
Las Manos posadas sobre el Estomago, hacen creer que la Modelo se encontraba Embarazada, Pero investigadores usando una técnica encontraron otras cosas acerca del Supuesto Embarazo

El uso de dicha técnica permite una resolución 10 veces más fina que el cabello humano; las pesquisas permitieron a los investigadores apreciar detalles hasta ahora desconocidos. Consideran que el velo de gasa fina y transparente, enganchado al cuello de la blusa, era una prenda que solían llevar las mujeres embarazadas. Por otro lado, el estudio consideró que el peso de la modelo era de 63 kilos y su estatura 1,68 metros así como que llevaba un moño en el pelo cubierto por un bonete detrás de la cabeza, que el cuadro fue colocado en el cuarto de baño del rey Francisco I y que no aparece ningún mensaje secreto en ninguna de las capas de la pintura, como se contaba en la novela El Código Da Vinci.

Fue Robada
Un comerciante argentino llamado Eduardo Valfierno convenció al carpintero italiano Vincenzo Perugia (ex empleado del Museo del Louvre) para que robase el cuadro, con el fin de venderlo por una cifra millonaria. El 21 de agosto de 1911, Perugia llegó al Museo del Louvre a las 7 de la mañana, vestido con una gabardina blanca como las que usaba el personal del museo, descolgó el cuadro y a continuación, en la escalera Visconti, retiró la tabla de su marco, abandonando este último. Poco después salió del museo con el cuadro escondido bajo su ropa, colocándolo posteriormente en una valija. Cuando el pintor Louis Béroud entró al salón para apreciar el cuadro, notó que no estaba y avisó de inmediato a la guardia. El museo cerró por una semana, para efectos de investigación.

Ahora mirala por ti mismo
Haz Click sobre la Imagen para ver más grande

    Disqus
    Facebook