Te duele la cabeza tal vez quieras comer algo

Sabias que si tienes dolor de cabeza y te alimentas puede que tu dolor desaparezca

La evolución nos ha dado el instinto de comer mucho cada vez que podemos, preparándonos para tiempos difíciles. Es un impulso para sobrevivir, como las ardillas que almacenan comida para el invierno. También es un impulso potenciado por la competencia: ganarle a los otros con comida.

Nuestros cerebros nos recompensan por eso al liberar químicos de placer, en la misma forma que pasa con las drogas y el alcohol, dicen expertos.

Los científicos que estudian ese buen sentimiento después de comer lo llaman analgesia de ingestión, literalmente: alivio del dolor por comer.

“Hay circuitos de recompensa para hacernos disfrutar por comer”, dice Roger Cone, profesor y presidente de psicología molecular y biofísica en la Universidad Vanderbilt. “Si no comemos, no sobrevivimos”.

El sentimiento de recompensa aseguró la supervivencia de las especies.

“La mayoría de animales y durante la mayor parte de la historia humana, no habíamos tenido exceso de calorías”, dijo Cone. “Los animales y los humanos tenían que trabajar más duro para sobrevivir. Pero ahora, con calorías ilimitadas en todas partes y con una gran reducción en la cantidad de actividad física, nos hemos vuelto obesos”.

A pesar del ambiente moderno bombardeado por anuncios publicitarios de comida rápida, el cableado en el cerebro humano no ha cambiado. Los circuitos de recompensa en el cerebro liberan químicos que dan confort y satisfacción al comer.

Tener ese fácil acceso a la grasa, la sal y el azúcar es un reciente desarrollo en la línea de tiempo humana, dijo Gary Wenk, autor de Your Brain on Food (Tu cerebro y la comida). “Nuestros cuerpos nos recompensan muy bien por comer ese tipo de cosas. Cuando las encontramos, las consumimos tanto como podemos, porque (nuestro cerebro asume que) no sabemos cuándo las vamos a volver a ver. (Aunque) cognitivamente, sabemos que eso no es cierto”.

Fuente CNN | Enlace
    Disqus
    Facebook